¿Son los zumos industriales tan sanos como parecen?

Cuando vamos a un supermercado, en la estantería vemos zumos de todas clases y de todos los colores. Todo el mundo piensa que son muy sanos, y por eso los compran sin fijarse demasiado en su composición.

zumos sanos

¿De verdad son tan sanos los zumos de los supermercados?

La respuesta que es no son tan sanos como aparentan. Para que ver que lo que digo es cierto lo único que tenéis que hacer es mirar la composición antes de meterlo en el carro de la compra.

Por el momento, os daréis cuenta de que casi todos llevan azúcares añadidos, lo que hace que estos zumos ya no sean tan sanos, pues seguro que sabéis lo que se dice ahora sobre el azúcar.

Muchos ni siquiera son zumos de frutas.

Los más económicos ni siquiera son zumos de frutas. Eso no lo pone en grande, pero si os vais a la composición comprobaréis que pone algo así como “zumo a base de concentrado”. Esto quiere decir que estáis bebiendo una mezcla de concentrado de zumo con agua y algunos componentes más.

Llevan componentes artificiales

Además de todo lo que hemos visto hasta ahora, si una vez más vamos a la composición verás que estos zumos llevan conservantes de varios tipos, acidulantes y todo tipo de compuestos que no tienen nada que ver con la fruta.

zumos artificiales

¿Puedo consumir zumos de supermercado?

La respuesta es que sí, pero lo mejor es que compres los que están en la sección de refrigerados. Estos no suelen llevar conservantes ni azúcares, y por eso necesitan frío para conservar sus propiedades.

También puedes comprar zumos ecológicos, que sólo llevan fruta. Si puedes, compra los que están prensados en frío, ya que son los que están más ricos y los que conservan las propiedades intactas.

Si bebes zumos compra una licuadora

Si eres un consumidor habitual de zumos, el mejor consejo que puedo darte es que te compres una buena licuadora. Esta es la mejor manera de saber lo que estás comiendo, evitando azúcares y todo tipo de compuestos artificiales que no hacen nada por tu salud.