¿Cómo se toman las semillas de chía?

En los últimos tiempos están saliendo muchos “superalimentos”, que son ese tipo de alimentos que tienen uno montón de propiedades. Uno de ellos son las semillas de chía, las cuales podemos tomar  con agua o zumo. De todas formas, antes de ver cómo las podemos tomar creo conveniente que hablemos un poco de sus propiedades.

tomar semillas de chía

Las propiedades de las semillas de chía

La chía es una planta herbácea que se da en América Latina y que si no la conoces se puede confundir con una mala hierba. Sin embargo, no tiene nada que ver con las malas hierbas, pues su semilla vale su precio en oro.

La principal característica de su semilla es su alto contenido en Omega 3, un ácido graso esencial para nuestro organismo y que parece que tiene propiedades muy beneficiosas para el funcionamiento de nuestro corazón.

semillas de chía propiedades

De este modo, si no tomas bastante Omega 3, por ejemplo por estar a dieta, las semillas de chía son un buen sustituto, pues no aportan apenas calorías a tu dieta, como sí lo hacen el pescado azul y el aceite de oliva.

Hablando de dietas, la razón fundamental por la que se han hecho famosas estas semillas es porque se cree que sirven para perder peso. Los estudios no están claros, pero lo cierto es que si remojamos estas semillas y las tomamos nos llenan el estómago, es decir, que nos sacian y no tenemos hambre.

¿Cómo las podemos tomar las semillas de chía?

Las semillas de chía se pueden tomar de un montón de formas distintas, aunque si quieres aprovechar todas sus propiedades lo mejor es que las tomes molidas al instante.

mezclar semillas de chía

Para ello te sirve con el molinillo de café que tienes en casa, aunque lo mejor es que compres uno económico y lo reserves para estas semillas, de manera que  no tendrás que estar limpiando el de café cada vez que muelas estas semillas.

Una vez molidas las puedes ingerir así, como si comieses una harina, aunque de esta manera no sacian. Si lo que quieres es que te sacien para comer menos, tienes que ponerlas en agua durante al menos un cuarto de hora.

Verás que cuando pasa ese tiempo las semillas han soltado una especie de gel. Ese gel es beneficioso, de manera que lo puedes tomar solo, o mezclado con la bebida que más te guste, como por ejemplo un batido o un zumo de frutas.